El Crucero del Hospital Real


Los planos que trazaron los arquitectos Enrique Egas, Pedro Machuca y Diego de Siloé dieron lugar a este magnífico espacio arquitectónico, el Crucero.

El edifico fue diseñado no solo para curar el cuerpo de los enfermos de aquel tiempo sino también para curar el alma de los mismos. El poder sanador de la fe no podía faltar en las fundaciones reales de la época.

En concreto, fijándonos en la planta de cruz griega que conforma el edificio, éste era el punto de intersección de las cuatro naves, un lugar de confluencia para los enfermos de cada una de ellas, un lugar común, como lo era Dios sanador.

El Crucero se divide en dos, algo inusual, ya que normalmente era único este espacio para las dos plantas del edifico.

En la planta baja se cubre con bóveda de nervios, y en la planta alta con cúpula de madera. Las naves de la planta baja se cubren con alfarjes, cuyas zapatas son de tipología muy variada -gótica, mudéjar y renacentista- y las del piso superior con armaduras mudéjares con decoración de lazos y piñas de mocárabes.

En la actualidad, el Crucero es el eje central de la galería de exposiciones temporales espacio cultural que la Universidad de Granada ofrece a todos sus visitantes.

Comparte en tus Redes
  •  
  •  
  •  
  •