Los Jardines del Hospital Real


El Hospital Real se encuentra en una zona de singular belleza de la ciudad junto a los conocidos como “Jardines del Triunfo”, aunque en ese emplazamiento no siempre ha habido un hermoso jardín.
En un primer momento en este lugar se encontraba una basílica visigoda muy apreciada, la cual, los musulmanes destruyeron y reemplazaron por un cementerio que estaba limitado por una muralla unida, por un lado, a las fortificaciones del Albaycín y, por el otro, con la muralla exterior de la ciudad.

Más tarde, concretamente en 1492, con la llegada de los Reyes Católicos, el cementerio fue clausurado, parte de la muralla destruida y se comenzó a construir el Hospital Real. La explanada de los “Jardines del Triunfo” se utilizó como espacio de esparcimiento donde la población celebraba fiestas y verbenas.

Con la ocupación Francesa fue el lugar dónde se hacían las ejecuciones públicas. La más recordada fue la de Mariana Pineda, heroína de la libertad.

Tras la expulsión de los franceses, el espacio quedó como un pequeño parque con jardines y fuentes, hasta que en 1879 comenzó la construcción, junto al Hospital Real, de la Plaza de Toros del Triunfo, esta plaza se inauguró en 1880 y estuvo funcionando hasta 1948 ya que sufrió un huracán y un incendio.

Hasta que finalmente se hizo una gran reforma y se creó lo que hoy conocemos como “Los Jardines del Triunfo” en los que se encuentra un monumento a la Inmaculada Concepción, además de numerosas plantas y fuentes.

Comparte en tus Redes
  •  
  •  
  •  
  •